European style

Después de leer un artículo sobre el origen de la procrastinación, he decidido que ya toca dejar este mal hábito y volver a contaros cómo me van las cosas por aquí.

Retomo la historia donde la dejé, hace dos semanas fui a practicar tiro en Michigan City al sureste de Chicago, el viaje no llevó más de hora y media pero en el trayecto cambiamos de huso horario. Estabamos acercándonos al club de tiro cuando pudimos vislumbrar miles (no exagero) de bicicletas acercándose hacia nosotros a lo largo de la típica carretera américana, una recta. En el coche iba con 4 físicos más, y nos entró la risa tonta al ver los primeros cientos, pero cuando llevas unos cuantos kilometros y siguen apareciendo bicis, empiezas a dudar de tus propios ojos. Desconozco el evento que dió lugar a hacerme pensar que estaba en una cinta de moebius, pero creo que estaba todo el estado de Michigan montado en su bici ese día.

Después de esta escena surrealista nos dirigimos al campo de tiro, eramos unos 10 los que nos acercamos hasta allí y he de decir que me lo pasé en grande. El reto consistía en tiro al plato, los llamados “birds” salían disparados a tu orden, y los que dispararon antes que yo tuvieron bastante tino. Así pues cuando me llego el momento estaba un poco asustado de hacer el ridículo, pero mira tú por dónde, mis dos primeros disparos fueron diana. Allí aprendí que cada persona tiene un ojo dominante, y que en el caso de las mujeres está por ver si lo tienen, de hecho se pudo comprobar experimentalmente que la chica que nos acompañaba no lo tenía muy claro, pero no es nada malo, lo justificaban con la eterna dicotomía monotarea(hombre)-multitarea(mujer).

En cada turno disparabamos dos cartuchos con sendas escopetas, teníamos una que se abría por la mitad y otra que sacaba los cartuchos por el lateral. Después de irme defendiendo en cada stage* llegó el momento de cambiar de blanco, y nos pusieron unos platos que se lanzan horizontales al suelo con bastante momento angular con lo que saltan y brincan de forma aleatoria. Allí los consideraban bastante complicados, su nombre: conejos o rabbits.

De nuevo 5 ó 6 personas dispararon antes que yo, entre ellas el monitor que era cazador. Ninguno de ellos pudo impactar a los rabbits, y a la segunda oportunidad el monitor acertó a uno. Cuando llegó mi turno me dispuse a disparar, estaba apuntando y “clack”, se atascó. Después de ese gatillazo volví a ponerme en posición y cuál fue mi sorpresa cuando veo al conejo estallar en mil pedazos. Nice shot! Había acertado y no me lo creía. Salió el segundo conejo, pues tenemos 2 cartuchos por ronda, y también le di. El monitor no acertaba a creer que lo hubiera hecho, y me dió dos cartuchos más para comprobar si había sido una racha de suerte. Yo le afirmé que desde luego así era, y ya con la atención de toda la gente sobre mí volví a tener la misma suerte de antes. 100% con los rabbits y pude escuchar una ovación que me hizo sentir muy orgulloso pero entre vosotros y yo, si me toca disparar una vez más me da algo.

Así pues me llevé la denominación de “Rabbit champion”, por algo será jeje. Después de todo me llevé unos cuantos discos de recuerdo, y sobretodo la sensación de habérmelo pasado bien. Al principio estaba un poco asustado rodeado de americanos a los que no les acababa de entender el acento, pero al final a todo se hace uno. Nunca hay que dejar pasar una oportunidad por este tipo de miedos.

Quizás os preguntáis el porqué del título del post. Resulta que esos dos primeros disparos que hice a los pájaros los hice con el estilo europeo. Me hizo gracia que me comentase eso el monitor, pues no sabía que yo era de Europa (no había abierto mi bocaza por entonces). El estilo europeo consiste en esperar a que el pájaro baje de su cenit, seguir con el arma al objetivo y una vez rectificada la posición disparar, o algo así me hizo entender. Ellos simplemente disparaban en cuanto salía el plato. Yo creo que los americanos a cualquier cosa que les es ajena lo tildan de europeo.

Pero aquí no queda la cosa, cuando fui de compras a por mi “superabrigo” NorthFace con el que te puedes asar en el polo norte, fui vestido con zapatos, un pantalón vaquero, una camisa y una chaqueta vaquera. Estaba con dos franceses y en esto que una chica me pide paso, le digo que sin problemas y me dice, oh ¿sabes qué? me encanta tu estilo europeo. Nos echamos a reir y yo ya empiezo a pensar que tengo alguna pegatina en la espalda…

Todavía tengo muchas cosas que contaros, pero lo dejo por hoy que ya es bastante largo. Marcho a una fiesta de cumpleaños y… este finde marcho a Saint Louis. ¡¡Ya os contaré!!

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Luis
    Oct 08, 2010 @ 05:24:57

    Aquí a todo lo que es diferente lo llaman estilo occidental “western style”. Precisamente hoy en la comida hemos estado hablando de si es mejor comerse los platos del menú de forma secuencial o paralela.

    Responder

    • José de Arcos
      Oct 08, 2010 @ 08:10:03

      jajaja yo soy de los que lo prefieren en paralelo. ¿y tú de quién eres?

      Responder

      • Luis
        Oct 08, 2010 @ 08:13:17

        Pues no me preocupo. Si lo tengo todo a mano, igual liquido platos uno por uno que me pongo a picotear. Depende de la situación y lo concentrado que esté en comer. Aunque es cierto que tiendo a la serialización.

        Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: