St Louis

Mi primer road trip, y ha sido comenzando la ruta 66. Como me han dicho últimamente unas cuantas personas, ya que se hacen las cosas, se hacen bien.

Ruta 66

Los midterms vienen pegando fuerte (de hecho han sido trending topics en twitter) y con una semanita de colchón antes de que estén aquí aproveché para juntarme a Suzanne, Mathilde y Andrés. El viaje no se me hizo para nada largo, la experiencia de conducir por Chicago es impresionante, rodeado de colosos de cristal a cada lado te sientes protegido por la gran ciudad. La cámara de fotos echaba humo y no paramos hasta que llegamos a las eternas rectas americanas que atraviesan un campo de trigo tras otro.

La llegada a Saint Louis nos reservaba un atasco que aprovechamos para fotografiar el panorama tan original que ofrecen los rascacielos con el gran arco que hace realmente única esta ciudad. Lo primero que hicimos fue dirigirnos al Jefferson National Expansion Memorial, una zona verde a la vera del río Mississippi. Saint Louis se considera la ciudad puente hacia el oeste, de ahí que el arco represente la puerta de entrada a este territorio. Jefferson fue el artifice de la compra de Louisiana y se notaba el orgullo que tenía la ciudad de ser ese punto de unión histórico.

arco

Después de ver unas seis bodas en el recinto, llegamos a la conclusión de que las bodas americanas tienen un estilo propio. Todas las damas de honor van vestidas igual, vestido monocolor que coincide con el de las corbatas que llevan los hombres. Esto lleva a la comparación muy rápidamente, ya que no a todas les sienta bien el vestidito, ya sabemos cómo se las gastan aquí con el McDonalds, y me hace entender porqué a las chicas en España les repatea tanto ver a otra con su mismo vestido. En cuanto a los colores, estos pueden llegar a ser horribles, casi todos los que vimos eran muy cantosos: rojos, verdes, púrpuras… De las 6 bodas, 5 eran de parejas de blancos y 1 de negros, un detalle gracioso es que en las de blancos, todos los hombres iban con traje negro, sin excepción, y en la de negros todos iban con traje marrón clarito, aunque eso sí, las mujeres seguían el mismo patrón de colores que conjuntaba con las corbatas de sus acompañantes.

Después de tanta boda nos acercamos a la casa en la que ibamos a pasar el puente de la Hispanidad que aquí llaman Colombus day. El hospedaje nos salió a 0€, y para mí supuso lo que considero el descubrimiento del siglo: El Couch Surfing.

El Couch Surfing consiste en una comunidad en la que puedes moverte por el mundo de forma gratuita. No estás obligado a nada, aunque llevar un detalle o preparar algún plato en señal de agradecimiento no está de más.

El chico que nos cedió su casa se llamaba Colin, tenía un aspecto muy cercano a Kurt Cobain y fue muy agradable en todo momento. Compartimos la primera noche con otra chica que se llamaba también Suzanne, a la que también le saqué parecido a la chica de El club de la lucha, todo sea dicho era un poco estrafalaria. Fue cuando menos curioso el momento en el que después de haber cenado en la pizzeria preferida de Obama nos dirigimos a un club llamado Moonrise y comienza a sonar Where is my mind de los Pixies (banda sonora de la mencionada película). Según la escucho comienzo a cantarla y Suzanne se me une, teniendo uno de los momentos más raros de mi vida, me sentía dentro de la escena final de la peli.

Colin y Suzanne a mi izquierda

El día siguiente lo dedicamos a seguir conociendo la ciudad, comimos en un restaurante taaaaan típicamente americano que me encantó desde el momento en el que entré. Era prácticamente una copia del estilo de los restaurantes de Back to the Future o Pulp Fiction. Con sus jukeboxes, vinilos, asientos de cuero rojos, hamburguesas deliciosas, televisores de hace 50 años, carteles de los 60, y todo ello adornado con unas cuantas señales de la ruta 66. También nos acercamos al City Museum, que lo apunto en mi lista de cosas que hacer en mi vida, ya que cuando llegamos estaba cerrando… el City Museum es un parque infantil para adultos, un edificio de 5-6 plantas en el que vuelves unos cuantos años atrás. Hay desde piscinas de bolas, a pisos enteros en los que escalar, colgarse, jugar, trepar por cilindros huecos en mitad del vacio y finalmente llegar a un tejado en el que había multitud de atracciones todas ellas con tendencia a encontrarte lejos del suelo. Para la gente de St Louis, uno de sus mayores tesoros.

Después de la visita por la ciudad nos acercamos a un potluck organizado por toda la comunidad de Couch Surfing en Saint Louis. El potluck es algo que se lleva bastante por aquí, consiste en organizar una fiesta en la que cada uno lleva un plato que compartes con todo el mundo. Nosotros nos atrevimos con una tortilla española que no estuvo nada mal, aunque todo se puede mejorar. Me hizo gracia cuando al entrar todo el mundo me preguntaba que qué era eso. Una vez la dejé en la mesa me puse a conocer a gente, había gente que vivía en Madrid y me entró un poco de nostalgia, los que conocían algo de España al ver la tortilla se ponían inmediatamente a buscar a los españoles. Pasé una velada realmente agradable, la fiesta tenía su DJ privado que pinchaba canciones típicas, incluso alguna de The Rocky Horror Picture Show, allí ya se podía notar el ambiente de Halloween, y eso que aún faltaban 3 semanitas. Finalmente nos recogimos con Colin y preparamos todo para la vuelta a Chicago. Al volver notamos el cambio de temperaturas, Saint Louis nos acogió con un clima digno del mejor verano, Chicago es cuando menos inestable, el mismo día cambia de parecer unas cuantas veces.

En los próximos capítulos os hablaré del partido de los Chicago Bulls vs Mavericks que voy a ver mañana, del Casino Boat Cruise y del parque de atracciones Six Flags. Por el momento estos son mis planes de aquí a dos semanas vista. ¡Pero hasta después de los midterms no sé si podré escribir nada!

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Luis
    Nov 10, 2010 @ 19:18:33

    Pues va a ser que St. Louis es un lugar interesante en el que pasar unos días. Estados Unidos es tan grande que a menudo nos quedamos en los tópicos cuando pensamos en lugares que visitar por allá.

    Ya nos contarás más viajes durante los diferentes breaks que tengas. ¡Que sean muchos!

    Responder

    • José de Arcos
      Nov 10, 2010 @ 19:29:26

      Espero tener la oportunidad de conocer muchas de estas pequeñas joyas. Desconocía por completo el gran arco de la ciudad, y como monumento me ha encantado. Para próximas aventuras cerquita de Chicago me aconsejaron Madison, y después de ver la peli de Eastwood también hay ganas.

      ¡Que sean muchos!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: