La tormenta perfecta

Hoy está siendo un gran día. Al despertarme no tenía luz, agua, calefacción… estaba en la edad de piedra por unos momentos. Habían avisado ayer de que iban a cortar el suministro de luz para desarrollar el “power plan”, sigo sin saber a qué se refieren, pero vamos, que a nadie se le ocurre hacerlo en verano, mejor elegir el día en el que según las predicciones metereológicas van a caer chuzos de punta y el grajo no es que vuelve bajo, es que no vuela.

Enlazo la noticia a las condiciones climáticas aquí. Como dato adicional, parece ser que el que viva en la costa va a disfrutar de un espectáculo sin parangón, con olas cercanas a los 6 metros de altura.

Pero aunque parezca lo contrario, mi tono no es de queja, es casi de admiración. He disfrutado de un día diferente, alegre, en el que he tenido que irme a otro edificio a asearme en mitad de la nieve, la clase ha terminado antes ya que el profesor estaba preocupado por su vuelta a casa, y es que llegan a decir que las condiciones son “peligrosas para la vida”. Pero más allá de eso, yo veo un día precioso, en el que disfrutar a lo grande. He estado en mitad de la ventisca sintiendo ese viento, y siempre que no vayas en contra es una sensación maravillosa.

Lo mejor del día ha sido cuando me he acercado al Herman Hall en busca de refugio, estaba divirtiéndome de lo lindo con la nieve y al entrar al edificio le comento a una chica lo genial que era todo aquello, unos segundos después se acerca y me ofrece comida gratis, ensaladas, yogurt, sandwiches… ya que el día siguiente no podían abrir por el clima y preferían que no se estropease. Si es que a veces pienso que tengo una flor en el culo.

Mañana se anulan las clases, lo que es todo un alivio para mí, que tenía 3 homeworks para mañana. Una pena que internet no se caiga, pues todavía puedo entregarlos por email…. pero va a ser que no.

El otro día estuve en el Navy Pier donde había un concurso de estatuas de hielo, el lago estaba congelado y disfrute de una de las imágenes más hermosas que puedo conservar en mi mente. No me puedo imaginar cómo debe ser ver las olas de 6 metros con el hielo encima, me encantaría ir al lago ahora mismo, pero aprecio mi vida lo suficiente como para preferir quedarme en casa antes de coger una pulmonía. Mientras tanto, os dejo unas imagenes para que disfrutéis de esto tanto como lo estoy haciendo yo, y además calentitos. Como nota, decir que estas fotos son de los primeros minutos de ventisca, ahora a eso de las 3 de la mañana, la nieve me llega por encima de las rodillas, volver a casa ha sido una odisea, casi parecía que estaba haciendo step en el gim.

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. fesja
    Feb 02, 2011 @ 08:43:56

    ¡qué recuerdos! disfruta del viento cortante 😀

    Responder

  2. José de Arcos
    Feb 02, 2011 @ 11:13:58

    Me acabo de levantar, y la nieve tiene una altura endemoniada, no se ve camino alguno, todo es un manto blanco, y donde se supone que hay vallas, contenedores, aceras, coches… ¡no hay nada!

    Responder

  3. ElputoAmo
    Feb 03, 2011 @ 02:48:59

    Ayer vi en las noticias lo de las olas de 6 metros y ya pensaba que no saldrias de los USa vivo Royal. Por lo que veo te lo estas pasando de P madre eh? Pues nada nada a disfrutar y recuerda hacerme un sitio en unos meses cuando puedas. Recuerda, me gustan rubias 😉

    Cuidate!!!

    Responder

  4. carmen
    Feb 03, 2011 @ 07:08:24

    Por un momento pensé que “el petrificado” del banco eras tu. ;). Sigue disfrutando!!!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: