Y para el 2011, ¿qué?

El año ha empezado fuerte, como una montaña rusa estoy de repente en la cima y otras veces en el fondo, a veces boca abajo y otras no sabes ni dónde está el suelo. Eso sí, antes de las emociones fuertes siempre subiendo los brazos, para sentirlas de verdad (hands up!).

Una vez he vuelto del tibet y mi pelo ha recobrado su antiguo esplendor, he vuelto bajo la visión de completar mi misión aquí, que no es otra que terminar el Master. Todo lo demás son sucedaneos que enriquecen la experiencia, pero por ahora no se han convertido en el objetivo principal.

Después de pasar una increíble estancia con mis seres más queridos, que es lo único que echo y echaré siempre en falta, tuve un gran viaje de vuelta, en el que el contrabando de turrones e ibéricos fue una aventura, por supuesto conseguida. En Barajas me encontré con Guillermo, un compañero de carrera y Master, con lo que por primera vez iba a volar junto a alguien dirección USA. Desde luego se hizo menos largo, y suplí los apuntes por buenas conversaciones. Su contrabando de queso también tuvo éxito y aunque ya sabéis que el queso no es Santo de mi devoción, me apuesto a que muchos americanos sabrán encontrarle su valor.

La primera semana ha venido marcada por el Qualifying Exam. No sé si he hablado en alguna entrada de ello, pero no está de más repasar lo que posiblemente puede ser un gran dolor de cabeza en el futuro. Resulta que el Master of Science in Physics (también en Biology, Chemistry y otras) requiere de, además de pasar los correspondientes cursos, aprobar el ya nombrado Qualifying Exam. La prueba se divide en dos días, 4 horas cada uno, y aún así no me dió tiempo a terminarlo. El primer jueves y el primer sábado de cada semestre es cuando toma lugar, y cada persona tiene cuatro oportunidades para pasarlo. Ya me sé de alguno que va a por su tercera, algunos compañeros salieron a los 20 minutos del examen, y es que a todas luces, se lucieron, nunca mejor dicho.

De los 12 problemas de los que consta la prueba se podían hacer 6 ó 7 estudiando mucho, aunque no me dió tiempo para todos, y si tenías la suerte de recordar laplacianos en polares y esféricas, o bien de saber desarrollarlos, podías hacer un par más. La verdad es que aunque tengo mala memoria al final algo puse, y no distaba mucho de la realidad, pero mi rigor científico brilló por su ausencia. Del resto de ejercicios, mejor no hablar, los que han hecho la carrera de física no tenían ni idea de qué les estaban preguntando, imaginaros yo. Se suele bromear con el hecho de que en teleco a veces entras en un examen y piensas que es de otra asignatura; a mí nunca me había pasado, ya empezaba a entender de qué iba eso, y en ese momento salió del examen algún otro alumno totalmente descorazonado.

En el primer examen salí el último, en el segundo también, al menos resistencia tengo, otra cosa será éxito.

Dentro de un mes me dirán las notas, y dependiendo de cómo lo haya hecho puedo tener tres finales:

a) Consigo el nivel de PhD y puedo aplicar a PhD en el IIT y además consigo el Master si apruebo las de este semestre.
b) Consigo el nivel de Master y me doy con un canto en los dientes, pues realmente no veo muchos grupos de investigación en el IIT que trabajen en lo que quiero.
c) No consigo el nivel de Master y me presento en agosto, sudando porque me lo juego todo a una carta y como se luzcan igual con el examencito mal vamos.

Así que si ocurre a) o b) son buenas noticias. En ese caso se me abren otras vías. Para quedarme en Chicago tengo dos opciones, PhD. o currar. Finalmente sólo he aplicado para el PhD. en la Northwestern University, puesto que al no tener el GRE en física me encuentro en desventaja ante otros candidatos. De hecho, para la NU es obligatorio tenerlo, pero mi advisor, que conoce al jefe del programa, me echó un cablé y preguntó si hacían excepciones, y así es.

Me confirman el fallo del jurado en 3 ó 4 meses, quizás más, con lo que no debería perder el tiempo, y si entre homework, fiesta, homework encuentro algún minuto, me gustaría ir a probar suerte en entrevistas de trabajo. La razón es clara, si no me dan el PhD. podría estar un año más por USA, sacarme el GREP si quiero aplicar de nuevo a PhD. y entonces el año que viene volver a aplicar. Y si me lo dan, al menos tendré la experiencia de encontrarme ante un proceso de selección en la empresa privada.

Así que a grandes rasgos este es mi 2011, ya hasta el 1 de septiembre no cojo el vuelo de vuelta a Madrid, y esperemos que sólo sea para una visita rápida. Lo cierto es que me encuentro muy bien por estas tierras, y me gustaría alargar la estancia un poquito más de lo debido. Así tendréis más difícil las escusas para no venir.

Anuncios

PhD. contrarreloj

No hay nada peor que hacer las cosas deprisa y corriendo, y para hacer así las cosas casi mejor no hacerlas.

Cuál fue mi sorpresa cuando al asistir a una presentación sobre Estudios y Trabajo en EEUU, se me ocurrió preguntar sobre cuándo debería empezar a moverme para mirar doctorados y trabajo, y la respuesta que obtuve es que debería estar moviéndome para ayer.

Lo cierto es que no les faltaba razón. Para algunas universidades, como la de California, la fecha límite era para el 30 de Noviembre. Ya se pasó el primer tren, y encima era uno bastante interesante, después de leer en la revista Science que en la escuela de Santa Bárbara han conseguido crear la primera máquina cuántica y este hecho ha sido considerado el invento del año.

El consejo de mi advisor fue bastante sabio: “Solicita PhD. a una universidad “segura”, a un par alcanzables y a unas pocas con las que sueñes entrar. Pero lo primero de todo es que sepas en qué quieres investigar.”

Así que decidí resolver esa inminente pregunta. Está claro que tengo que sacar ventaja de mi perfil de ingeniero, y después de darle mucho a la cabeza, el lugar donde se unen la física y la ingeniería es “Applied Physics”, un campo realmente motivador. Nanotecnología, Quantum Information Science o Physical Devices son temas que encuentro muy jugosos si tengo que dedicar una gran fracción de mi vida a ellos.

En la categoría de segura tenemos al IIT, las alcanzables son las más difíciles de decidir, llevo tres días dándole vueltas y ahora mismo sigo en ello, y en la categoría de sueño podriamos hablar del MIT o de Caltech.

Richard Feynman en Caltech

Para estas últimas encuentras un sistema de selección en el que no sólo hace falta tener un expediente impecable, tener las titulaciones del TOEFL y GRE(PHYS), honores y si puede ser papers publicados, sino que también debes tener algo que sea especial y destaque. Esto explica que los porcentajes de aceptación sean del 11 y 15% respectivamente, donde presumiblemente casi todos los que intentan entrar son, en la jerga de Mourinho, estudiantes top.

Como soñar no es gratis -en este caso cada solicitud ronda los $80- voy a ser realista, no tengo tiempo para preparar todo como debería, y si quiero aspirar a las mejores, tendría que dejar el proceso de solicitud para el año que viene. Mientras tanto debería centrarme en mirar universidades ni tan lejos ni tan cerca. La pena del IIT es que no están realmente centrados en Applied Physics, sin embargo en verano comenzaré un proyecto de investigación. Si me gusta podría seguir en ello y es una oportunidad que no debo dejar escapar; si no me gusta ya habrá tiempo de decir que no.

Applied Physics

El mayor enemigo que tengo ahora mismo es el tiempo, en muchas de las universidades el plazo acaba el 1 de enero. Para entonces tengo que tener redactadas 3 cartas de recomendación, mi carta de motivación, conseguir los transcript records del IIT y de la UPM, y enviar mis resultados del TOEFL y GRE a cada universidad a la que quiera aplicar. Estoy pensando en solicitar en 3 ó 4, con lo tengo que multiplicar este proceso por ese número. Eso es mucho trabajo para 5 días, y estoy a la espera de terceras personas para poder obtener todo a tiempo.

En Caltech pedían cartas de recomendación redactadas formalmente, pero parece que no todas son así. Por poner un ejemplo en el IIT va por una encuesta online, con lo que quizás podamos acelerar ese proceso. El cuello de botella estará en conseguir los transcripts a tiempo. Ya sabemos que las fechas de Navidad son MUY malas para estas cosas, y más en secretaría…

Cruzo los dedos por conseguir hacerlo todo a tiempo. Me queda como consuelo que el IIT tiene la fecha límite para el día 15, pero si quiero trabajar en grupos de investigación verdaderamente dedicados a Applied Physics debo tenerlo todo para el 1.

Si la cosa no sale bien, mi idea es usar el OPT de mi visa F1, buscar trabajo para seguir en USA y tener tiempo para preparar todo el papeleo y tener opciones en los procesos de selección más exigentes el año que viene. Claro está que esto es jugar con fuego, si me encuentro a gusto trabajando seguramente mande al cuerno todo lo relacionado con volver a estudiar, pero la incertidumbre de este hecho es bastante grande al estar tan lejos en el tiempo. Aquí uno que tuvo un maestro en la valoración de opciones y futuros.

Si todo esto no saliese tengo un plan B y un plan C, pero haría de esta entrada un ladrillo aún mayor, con lo que dejaré mis elucubraciones para otro día.

Con los papeles en orden, y la billetera vacía…

Ale, ya tengo por fin los billetes y el pasaporte. Ha sido una pequeña tortura pero ya está hecho. Esta entrada está dirigida principalmente a los que vayan a pasar por este trance, pero todos estáis invitados a leerla 😉

El camino ha sido largo; hace cosa de un mes, después de ser aceptado por el IIT me enviaron una carpeta muy bonita en la que se podía leer: Congratulations and welcome, desde entonces ha sido mi compañera inseparable… entre los  muchos papeles que allí se encontraban estaba el I-20, (qué manía tienen los americanos de llamar a los formularios por letra+número)  que viene a ser la puerta de entrada a Estados Unidos para los estudiantes. Había que apoquinar $200… ingenuo de mí me pensé que serían los últimos, pero no, tocaba llamar a la embajada para formular una cita previa, no había otra manera de hacerlo que llamando a un número 800 con todas sus consecuencias: 1.5 €/min.
Cinco minutos después ya tenía cita para el viernes 9…

Me detuve a leer los papeles que necesitaba llevar a la embajada, lo normal: pasaporte, fotos, documentos que justifiquen mi viaje, mi solvencia, rellenar un formulario online y otro pago al banco santander de $140… y si no lo pagas, no puedes entrar. Por lo que se ve este pago se estableció hace 2 meses, suerte la mía…

A las tres semanas me llegó el formulario I-797C, un simple recibo diciendo que había pagado y me propuse rellenar el DS-160, una absurda aplicación online en la que después de dar tus datos, los de tu parienta, los de tus ancestros, los de tus conocidos del facebook y seguro que alguno me dejo, me piden que responda a un sin fin de preguntas del estilo: ¿es usted un terrorista? ¿pretende atacar nuestra nación? con una nota aclarativa en la que me informan que si respondo a alguna de ellas con YES es posible que no se me deje entrar al país… sin comentarios. Dos horas después y tras dos expiraciones de sesión de esas que no guardan tus datos aunque le des al SAVE , ya estaba hecho.
Una cosa menos.

Echando un ojo a mi pasaporte tuve claro que Murphy estaba rondándome, caducaba mientras estaba en USA, pensé que lo mejor sería sacarme el visado con el número de pasaporte nuevo, idem para los billetes en los que se me pedía el número.  Así pues, me acerqué un buen día a eso de las 12 a la comisaría más cercana, había que pedir cita prevía o ir “bastante pronto” palabras del policía que amablemente me atendió…
Decidí ir el día siguiente.

Aproveché que era la final de la NBA para ver el Celtics-Lakers e ir de empalmada a la comisaría, pensando que las 7 de la mañana iba a ser demasiado pronto (abren a las 9) hice un poco de tiempo y fui a las 7:30h. Lo llego a saber y me voy a las 6, había una cola monumental. Menos mal que me había llevado algo de lectura, tenía el examen de LPRS un par de días después y había que apurar el estudio. A las 9 se empezó a mover la cola, se acabaron los números de DNI en cuestión de segundos, todavía quedaba esperanza, “los que vengan sólo a por pasaporte que se adelanten y cojan número”, a ello me dispuse y después de pelear con alguna señora conseguí el último número. Me las veía todas conmigo, ya estaba dentro, seguro que esa mañana ya tendría el pasaporte… pero ese no era mi día, después de esperar dos horas me siento delante de una amable señorita que me dice que no me puede hacer el pasaporte con más de seis meses de antelación, a esto respondo que en la web ponía que si se podían justificar ausencias mayores mediante declaración jurada se podía hacer, y me dice que sí, pero que el sistema informatico les impedía hacerlo para tiempos mayores a un año… esto me recordaba demasiado a la automatrícula, seguro que el DIT tenía que ver algo en esto.

Aunque la chica me dijo que quizás podía pasárselo al departamento de informática, su jefa me dijo que ni de coña y para casa. Tenía que esperar al 6 de julio, 3 días antes de la cita del visado para poder hacerlo. Tampoco se les ocurrió ponerme en cita prevía para el pasaporte, con lo que tuve que hacer otra cola, esta vez fui a las 7 “por si las flys”, y a eso de las 12 salí con el maldito documento. Por cierto, 20,20€ que costó la broma, tengo la teoría de que cada vez que voy a sacarme el DNI o el pasaporte, los precios crecen exponencialmente. Además hice fotos para nada, ya que la cogieron del DNI electrónico.

Por fin llegó el día 9, entré a eso de las 10 menos cuarto a la embajada de Estados Unidos, embusa para los amigos, y una vez allí una cola peor que la del pasaporte, había un colegio pijo que se llevaba a sus alumnos de intercambio. Me dicen en ventanilla en un espanglish raro que las fotos que no me sirvieron para el pasaporte tampoco me sirven para el visado, tienen que ser de 5×5, menos mal que por otros módicos 4€ pude sacarme una foto allí, no me había peinado, pero como nunca lo hago la diferencia fue mínima =)

El sistema del visado consiste en hacer la misma cola 3 veces, ya que tienes que ir 3 veces a ventanilla. Así pues fui detrás de todos los críos del instituto tres veces, la primera para darles los papeles, la segunda para las huellas dactilares (que bien podría hacerse al principio) y la tercera para acercarme a hablar con una señorita muy maja a hablar de su hermano que vive cerca de Chicago y del frío que hace allí y ya de paso para decirme que mi visado estaba aceptado. No me preguntaron nada acerca de mí, cosa curiosa  ¡Halleluia! Ya estaba todo hecho, en cosa de 5 días me enviarían el pasaporte a casa.

Después del jolgorio por celebrar que España había sido campeona del mundo, me desperté a las tantas con una nota de la empresa de transportes diciendo que me pase por sus oficinas y recoja el pasaporte ya que cuando llamaron no estaba… yo no escuché nada, bendito sueño. Así pues me he acercado, gracias a dios estaba cerca, y me comentan que son 9€, maldita sea, ¡no paran de sangrarme!

Una vez con el visado en mano, reservé los billetes 100€ más caros que hace 1 mes cuando empezó toda esta aventura, pero al menos ya lo tengo todo. Espero que la próxima entrada ya sea en territorio estadounidense, ¡dentro de 1 mes!